UN CORRAL DE VECINOS

Taller de arquitectura

EXPOSICIÓN
PUERTAS ABIERTAS
ACTIVIDADES GRATUITAS

El actual modelo constructivo en nuestras ciudades basado en la estandarización y el hacinamiento en inmensos bloques de viviendas conduce a la segregación y al desconocimiento mutuo. En Sevilla hubo otro modelo basado en la convivencia, en las emociones humanas, en espacios de relación comunitaria: los corrales de vecinos, la mayoría del siglo XIX o de centurias anteriores. Fueron espacios intermedios entre lo privado y lo público, lugar de transición entre la casa y la calle.

El Taller de Arquitectura de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Sevilla ha estudiado uno de los pocos corrales de vecinos que aún quedan tal como eran en su origen, tanto por la autenticidad del edificio como por la pervivencia de una cierta continuidad de vida tradicional. Han desarrollado varias propuestas creativas sobre microespacios culturales de música, cine y teatro, talleres de cerámica, centro social para menores, escuela gastronómica, casas gremiales, corral de comedias, escuela de flamenco… y así hasta 14 proyectos de intervención como alternativa a la especulación inmobiliaria. Desde el 20 al 30 de junio se celebrarán unas jornadas de puertas abiertas en el corral de vecinos de la calle Fray Diego de Cádiz 18 (zona Pumarejo), donde se expondrán los trabajos, recreando en vivo estas innovadoras propuestas así como algunas de las tradiciones de esa Sevilla del pasado. Estos futuros arquitectos han trabajado junto a sus profesores proyectos para hacernos ver cosas maravillosas que aún no existen en realidad, inventar formas de vida y costumbres distintas a las dominantes en nuestro entorno, romper el tiempo y el espacio conocido.

Nuestro propósito es superar la barrera creada por la tremenda destrucción patrimonial de las últimas décadas mostrando y recordando a la sociedad las raíces de dónde venimos, poniendo en valor la historia de la ciudad desde una perspectiva amena y lúdica. El objetivo final es contribuir a la construcción de personas responsables y participativas rescatando el valor de la historia y el patrimonio y de esa forma prevenir la destrucción de lo que aún nos queda. En esta tarea vamos a involucrar al barrio, al resto de Sevilla y a quienes visiten circunstancialmente la ciudad.